El orden dentro de nuestra sociedad no se crea por si solo, sino que requiere de organización y estructuración, a través de un Estado empoderado y activo.
Por lo mismo, el Estado tiene la tarea de ponerle a la economía y la sociedad un marco jurídico y organizacional, para armonizar conceptos como la libertad, la competencia y el equilibrio social.
Eso es lo que todos los ciudadanos debemos financiar, principalmente vía impuestos. Un juez de EE.UU., Oliver Wendell Holmes, lo resumió muy bien a inicios del siglo XIX: “Taxes are the price we pay for civilization” (Los impuestos son el precio que pagamos por la civilización).






¡Nos interesa tu opinión!